BISUTERÍA DE MODA EN MÉXICO

Breve historia de la joyería en México



CURTS GLOBAL TRADING, S.A. DE C.V.

En el México prehispánico Mayas, Aztecas y Mixtecas elaboraron magnificas piezas a partir del oro, la plata y piedras preciosas tanto para rituales como para adorno personal.

LA PLATA, Un metal codiciado en las minas una vez consumada la conquista de México, y luego de haber recibido tan suntuosos regalos de Moctezuma, los españoles se dieron a la tarea de recorrer la geografía del Nuevo Mundo a fin de encontrar yacimientos de oro y plata. Por lo general, éstos se encontraban en terrenos áridos y poco poblados que se mantenían todavía ajenos al proceso de colonización. Fue hasta mediados del siglo XVI cuando se encontraron minas y con ella adquiere un mayor valor, principalmente de plata, en lugares como Zumpango, Estado de México, en Taxco, Guerrero, así como en el entonces territorio de Nueva Galicia, que comprendía los actuales estados de Nayarit, Jalisco, Colima, Aguascalientes, y algunas de Zacatecas, San Luis Potosí y Durango.

La explotación minera de importancia comenzó en Zacatecas el 8 de septiembre de 1546, cuando el conquistador Juan de Tolosa recibió una piedra de un indígena de Tlaltenango y descubrió que contenía muy buena ley de plata y plomo. Tolosa logró interesar al gobernador Cristóbal de Oñate y a otros conquistadores para explotar las minas de ese lugar. No obstante, y como en el resto del territorio conquistado, esto provocó los ataques de las tribus nómadas que consideraban intrusos a los españoles, dando inicio a la guerra de los chichimecas que, según se tiene documentado, fue el conflicto más largo y costoso en vidas humanas y recursos, entre los pueblos indígenas de la Nueva España.

Otro de los estados donde fue hallada una gran veta fue Guanajuato. Se cuenta que entre los años 1548 y 1550 ocurrió que, durante el trayecto de Pachuca, Hidalgo, a Zacatecas, un grupo de peones que hacían este trayecto, decidió descansar después de un laborioso día de trabajo en un cerro cercano a la ciudad de Guanajuato. Los hombres decidieron hacer una pequeña hoguera con piedras de la misma región para preparar sus alimentos. Al poco rato se llevaron una gran sorpresa, ya que, por el calentamiento, las rocas alcanzaron su punto de fusión y se derritieron en color metálico, lo que les produjo un gran desconcierto. Sin querer, habían descubierto una gran y rica veta mineralizada, a la que más tarde llamaron veta de San Bernabé. A partir de entonces se inició la exploración de este yacimiento, el cual se prolongaba por varios kilómetros de longitud y con una gran potencia; es lo que hoy día se conoce como Veta Madre de Guanajuato que contiene, aparte de plata, oro, cobre, plomo y zinc.


La plata mexicana ocupó un lugar importante en Europa desde su descubrimiento y explotación tanto como moneda de intercambio entre los países europeos, como en el comercio con el Medio y Lejano Oriente. 

EL ARTE DE  HACER EN JOYAS 

La existencia de metales preciosos en México dio origen a una fuerte tradición orfebre y joyera que data de la época prehispánica. Una de las más ricas herencias artísticas procede de las culturas indígenas de Oaxaca, en las que sobresale la tradición orfebre que distinguió a los Mixtecos desde finales del siglo IX hasta principios del XVI en que se dio la Conquista. En Mesoamérica se desarrollaron simultáneamente la metalurgia extractiva y la orfebrería, probablemente difundidas desde Centro y Sudamérica por vía marítima, ya que en ambas regiones se trabajaba el oro, la tumbaga (aleación de oro y cobre).

shinegallery.net

Los mixtecos y los purépechas fueron los primeros pueblos en trabajar los metales, principalmente el oro, el cual era utilizado para el pago de tributos a los aztecas, quienes lo transformaban en joyas y ornamentos con incrustaciones de obsidiana, piedras verdes, turquesa y conchas, las cuales eran para uso exclusivo del Rey y la nobleza. Al respecto, fray Bernardino de Sahagún hace una detallada descripción del arte de los orfebres que amartillaban el metal con piedras, hasta dejarlo en laminillas, que después eran esculpidas en relieve con pequeñas piedras puntiagudas. 

Los indígenas relacionaban el oro y la plata con el día y la noche, con el Sol y la Luna, con la vida y la muerte, siguiendo la eterna dualidad de la cosmogonía antigua mexicana. El nombre mixteco para la plata, dai nuhu cuisi, que significa «el resplandeciente blanco», era un metal asociado a la Luna, astro que evoca la noche, la periodicidad, la renovación y el principio femenino. 

Los mixtecos consideraban sagrado al oro —excrecencia del Sol—, al igual que a la plata —excremento de la Luna—, que se trabajaba ligada con oro y se fundía por el método de la cera perdida, como los famosos pectorales, muchos de los cuales fueron fundidos con la técnica bimetálica. Los orfebres tuvieron preferencia por ligar el oro con la plata, con el fin de reducir la temperatura durante el proceso de fundición. El punto de fusión de la plata es de 960 grados centígrados, lo que facilitaba el trabajo del orfebre en relación con el uso de la tumbaga. La plata también permitía un trabajo más fino, como lo evidencia la falsa filigrana

PRODUCTORES DE JOYERÍA FINA


Uno de los centros productores más importantes del país es la ciudad de Taxco, en el estado de Guerrero, que desde la época prehispánica figuraba en la matrícula de tributos de Moctezuma como contribuyente con «ladrillos de oro». Posteriormente, en el siglo XVI, se convirtió en la ciudad de la plata por excelencia y conserva, hasta la fecha, la tradición de tener notables orfebres que además han evolucionado en las técnicas, las formas y los diseños de la joyería. El actual auge de la joyería y la orfebrería en Taxco se debe, en parte, al impulso que desde 1920 le dio el norteamericano William Spratling, quien creó toda una escuela con sus diseños, que más tarde maduraron con el trabajo de numerosas familias de plateros, entre las que destacan los Castillo, Pineda y Ledesma, por sólo mencionar a los más importantes. 

shinegallery.net


No menos destacada ha sido la actividad platera en el estado de Yucatán, en el que existen por lo menos 15 poblaciones dedicadas a la joyería, sobresaliendo el nú- mero de talleres filigranistas en la ciudad de Mérida. La joyería tradicional tiene excelentes ejemplos en el estado de Oaxaca, en donde se elabora una joyería de oro y de plata dorada con la técnica de la cera perdida, con réplicas de las joyas mixtecas encontradas en las zonas arqueológicas, destacando las de la tumba 7 de Monte Albán. En ese mismo estado se produce la original cruz de Yalalag que se transmite como regalo de madres a hijas durante el matrimonio. Esta cruz consiste en plata fundida y repujada a mano, de cuyos brazos penden otras cruces más pequeñas y una más en el extremo vertical. Son también notables las cadenas que sirven de juego a esas cruces. También de plata se hacen unos anillos conocidos como de «tres manitas» cruzadas que, al abrirse, muestran un corazón. 

En la ciudad de Puebla, Puebla, se producen los «milagros» en oro o plata fundida y detallados a mano; en Michoacán, así como en Guerrero y Guanajuato, destaca la joyería de filigrana y laminada en oro. En Amozoc, Puebla, se conserva un arte de excelente calidad y gran tradición: el acero forjado, cincelado y pavonado con incrustaciones de plata, técnica con la que se hacen arneses, estribos, tejas para fustes y chapetones para las cabalgaduras, espuelas y botonaduras para los trajes charros, hebillas, cuchillos, cachas para pistolas, aretes, broches, etcétera. 

En nuestros días, además de las técnicas tradicionales como la filigrana para la elaboración de joyería, así como las formas tradicionales y las copias de diseños prehispánicos o piezas inspiradas en ellos, tanto para la joyería como para la orfebrería, se recrea y revitaliza una nueva escuela con piezas de metales «casados» (cobre, latón y plata), en acabado mate o brillante, utilizando también hermosas combinaciones con piedras semipreciosas como amatista, turquesa, obsidiana, lapislázuli, ópalo y malaquita. Asimismo, se usa la concha de abulón (concha nácar) y las maderas finas como caoba, ébano y palo de rosa que, combinados con la plata, crean auténticos mosaicos en piezas ornamentales o de uso suntuario.

En la década de los 70 surgió la idea de invitar a pintores, escultores y arquitectos de trayectoria artística notable a expresarse en plata. Tane compartió con ellos su taller y puso a su disposición los secretos de este metal para que cada artista creara su escultura en plata en pequeño formato.

shinegallery.net

Actualmente entre las minas de oro más importantes mexicanas están La Ciénaga y La Herradura mientras que la mina de plata Fresnillo es la más rica del mundo.


Nota: William Spratling, un diseñador innovador y talento de la joyería mexicana, hueco de plata, estaño, cobre, y muebles, demostró su aprecio y sensibilidad a las culturas antiguas de México. Él estableció un modelo para el desarrollo artístico y el crecimiento de la industria de la plata en Taxco, obteniendo el bien merecido título de "Padre de plata mexicana contemporánea!"

Autor: María Amparo Clausell Arroyo Enlace www.medigraphic.com
Imágenes de sus respectivos autores mencionados en la leyenda de cada una.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bisutería y Accesorios Anexy Designed by Templateism | MyBloggerLab Copyright © 2014

Con la tecnología de Blogger.